jueves, 25 de marzo de 2010

Otra de tiros

De todos es bien sabido la crisis que tenemos encima.

Hace ya unas entradas relaté de manera irónica (ver La multa graciosa del TÍOGA a POBRECHICOINDALO) la forma tan rastrera que están utilizando nuestras instituciones, ayuntamientos y demás para recaudar. Como invierten su tiempo en pergeñar nuevas y más sofisticadas formas de sacar pasta.

Las últimas son a base de exprimir el código de circulación bajo el pretexto de la seguridad y la disminución de accidentes.

Conozco ya varios casos de compañeros de trabajo a los que han multado por cosas tan diversas como no llevar las luces cuando parece que va a llover (no que esté lloviendo), no guardar 50 m de distancia con el vehículo precedente (cuando estaba realizando un adelantamiento) o invadir el carril izquierdo en una autovía (cuando terminaba de adelantar a un camión). No estoy negando que se deben cumplir, ojo, sino la forma en que se realizan al límite de la legalidad.

Pero vamos a la que me pica. Otra nueva multa que me acaba de llegar sorprendente donde las haya.

Resulta que un agente cachondo me multa por no parar a las señales luminosas que me hacía con la moto en un atasco en Málaga. Hasta aquí nada ilegal. Es más hace dos semanas he estado en Málaga y aunque no vi ningún atasco me temía lo peor. Pero empecé a pensar… y no podía ser. Iba con el coche de la empresa con lo cual la multa no me hubiese llegado a mi. Comienzo entonces a leer y oh sorpresa. La multa viene a “nombre” de mi Mini…

Es decir que alguien que no era yo (ya que ese día a esa hora estaba en una reunión para elaborar el plan de Innovación 2010 de mi empresa) estaba conduciendo mi coche por Málaga. Coche que casualmente estaba en el garaje en Castellón 3 horas después cuando llegué a casa… Como reitero es ALUCINANTE... porque creo que ni Alonso con su Ferrari podría hacerlo.

Y ahora viene la duda. ¿Qué mecanismo tengo yo ciudadano de a pié para reclamar ésto?. ¿Qué acciones puedo tomar para que no me multen por algo que a todas luces no he cometido?. Es más, ¿cómo puedo demostrar que mi coche no era el que vió el agente teniendo en cuenta que la palabra de un agente de la benemérita vale más que la mía?...

El caso, lectores, es que esta es la sociedad en la que nos toca vivir. Una sociedad que debe pagar los excesos, enriquecimientos y trajes de unos pocos a base de subidas de impuestos, eliminación de derechos sociales o simplemente el pago de multas ridículas o falsas.

Así que ya sabes toca cambiar el lema: si bebes no conduzcas, por si conduces date a la bebida para olvidar…

1 comentario:

bocateriawanted dijo...

Que fuerrrrrteeeeeeee me parece lo de las multas, he oido que ahora los agentes de la ley van tambien a comision, tienen un tanto por cien de las multas que ponen...