viernes, 15 de octubre de 2010

Dislates de la construcción

Seguimos de lleno en la crisis y continúan a diario apareciendo datos más que contradictorios en las mismas fuentes con pocos días de retraso.
El 15 de Septiembre el País publicaba que la vivienda libre estaba ya subiendo y que la nueva presentaba pequeñas caídas y la usada se mantenía (El País 15-09-10)
Quería vendernos que el fondo estaba tocado y que a partir de ahora el precio no bajaría más.
Por supuesto la mayor parte de personas, al igual que hice yo, se pegarían una carcajada a cosa de esta noticia revestida de tanto optimismo parcial.

Exactamente un mes más tarde nos sorprende con esta noticia radicalmente diferente: (El País 15-10-10) y donde parece que el precio seguirá bajando e incluso comenta que debería hacerlo más rápido.

La pregunta es; ¿a qué juegan?. ¿Se piensan que somos tontos o qué?.
Si no hay más que ver los pisos cerrados que existen en cualquier pueblo o ciudad y que no se venden ni se venderán probablemente nunca.
Es lo que tienen las burbujas, que cuando se rompen suelen estallar de golpe…

La mayor parte de la culpa de que esto haya sucedido está claro que es de promotores, Ayuntamientos,… que han permitido construcciones desaforadas y muchas veces ilegales con tal de llenar sus arcas y sus bolsillos.
Pero otra parte de esta culpa, la tenemos los propios compradores, que adquiríamos cualquier cosa y a cualquier precio.
Una muestra de este comentario puedes verla en este artículo (que también es para echarse unas risas)de La voz de Galicia.
Y es que sólo puedo pensar en qué estarían pensando los vecinos que compraron estos garajes mientras se los enseñaban…

Y no entraré a debatir quien pagará todo este desaguisado, porque todos (y los Benaventanos saben bastante de esto con varias obras de la localidad en que se tiene que reponer la legalidad) sabemos que las pagaremos entre todos. Y como siempre promotores y politicastros de turno saldrán de rositas, aunque eso si con los bolsillos bastante más llenos.

En fin, que me quedo con lo mejor del artículo de la voz de Galicia y que es la servidumbre de pesca que tiene el garaje.
Y es que estoy por sacarme la licencia de pesca Gallega para poder ir a tocar al telefonillo y decir: pescador ¿me abre?.