jueves, 16 de octubre de 2008

¿Te gusta la Universidad?

Aquí va otra "perla" en forma de noticia, cuando menos sorprendente, recabada de los periódicos virtuales de la red.


Un espectáculo con toples para clausurar un curso de acogida de universitarios.

Según el director de la Escola Técnica Superior de Arquitectura de A Coruña, «no se quiso herir la sensibilidad de nadie».
El debate sobre la diferencia que existe entre un espectáculo de expresión corporal o «un bochornoso acontecimiento de estriptís» tuvo un nuevo episodio estos días en la Escola Técnica Superior de Arquitectura de A Coruña. Con motivo de la finalización de un curso de acogida a los doscientos nuevos alumnos de esta titulación, dos actrices ofrecieron una performance en la que se iban liberando de su ropa -una iba vestida de soldado y otra con un mono de obra- porque les oprimía y les impedía respirar. Poco a poco se fueron quitando las prendas hasta quedarse con el pecho descubierto (solo disimulado por unas pezoneras) y unos culotes; para, a continuación, volverse a vestir con ropa más informal.
Tanto las intérpretes como los responsables del taller de acogida consideran que se trata de un espectáculo de expresión corporal, «de una limpieza absoluta, donde no hay morbosidad, ni nada de eso, y en el que no hubo ninguna queja ni protesta y no se quiso herir la sensibilidad de nadie», explicó ayer José Manuel Casabella, director de la Escuela de Arquitectura. En la misma línea, se situó el coordinador del curso, Luis Muñoz, quien recordó que la intención de la representación era hablar de la creatividad, de que la arquitectura forma parte de las bellas artes y de que en ellas no hay ideas preconcebidas ni estrictas directrices.
Por su parte, una de las actrices, Yolanda Paz, se mostró muy sorprendida por la polémica (así como de que el vídeo esté en YouTube), y re cordó que la performance fue idea de ellas, después de que los responsables del curso de acogida les explicaran el mensaje que querían transmitir con la representación. «No nos pareció atrevido desnudarnos, porque no tenemos ningún tipo de tabú con el cuerpo, que creemos que es un medio de expresión y algo artístico. Nosotros no lo vemos como algo pornográfico ni erótico, ni tiene el mismo significado que un estriptís», apuntó Yolanda Paz, quien dijo que muchos alumnos les habían felicitado por la escenificación y porque habían entendido el mensaje.
La actriz también quiso dejar claro que no estaba de acuerdo con las críticas por haberse desnudado, puesto que considera que hay cosas más graves que todos los días aparecen en la televisión o en Internet, «y que se puede ver mujeres en toples solo con ir a cualquier playa». Además, también aclaró que ellas no se quedaron desnudas del todo, que usaron pezoneras «y, como dice la ley, si no hay pezón no hay teta».
Esta opinión no es compartida por todos los miembros de la comunidad universitaria, alguno de los cuales reprobaron que, «como colofón del curso, se ofreció a los alumnos, dentro del propio centro, y sufragado por fondos públi cos, las actuación de dos estríperes». Denuncian que estos ac tos «desprestigian al resto del personal docente, entre los que hay firmes detractores».



Desde mi modesta opinión no se qué tiene que ver cualquier actividad festiva de esta índole con una Escuela de Arquitectura. A todas luces parece una extraña manera de incentivar la inscripción de estudiantes de arquitectura.
Intrigado por tamaña aberración he buscado información sobre esta Escuela en Internet. Los comentarios que he recopilado, sólo hablan de la mala reputación por el bajo nivel de los titulados que está adquiriendo la escuela de A Coruña. Con este dato he llegado a la pobre conclusión de que tal vez estén siguiendo una de las premisas míticas para generar cualquier tipo de expectación; que hablen de mí aunque sea mal.

Eso si, penoso cartel para los titulados que tengan su título o estén terminando su carrera en ella.
No me gustaría estar en la piel de cualquiera de ellos enfrentándose a su primera entrevista de trabajo, con la duda sobre qué poner en el curriculum, realidad o invención.
Y es que en este caso, de nuevo, se demuestra que la realidad puede llegar a superar a la ficción.

1 comentario:

Javier Garcia dijo...

Cada día está mas claro que nos equivocamos de universidad...

El nivel será malo, pero oye si las presentaciones serias son así, las fiestas deben ser la ostia...