martes, 23 de septiembre de 2008

Gasolina, sudor y rueda quemada (4)

Por fin y de nuevo, vuelve la tan “ansiada” sección de gasolina, sudor y rueda quemada.

Y es que pese al retraso de un día por la publicación de la entrada de ayer he vuelto a vivir eventos relacionados con el motor que merecen ser narrados.

El caso es que el domingo acudí a Montmelo junto a mi amigo Toni y mi hermano a vivir otra jornada de carreras.
Dejamos a nuestras “respectivas” visitando la ciudad condal y nosotros seguimos hacia el “circuit”.




Está vez las carreras era del campeonato DTM (campeonato alemán de turismos), con lo que cuando nos enteramos no nos los pensamos demasiado para acudir a oler gasolina y atronarnos los oídos.

Para los que no lo conozcáis el DTM es un campeonato realmente competido, puesto que sólo compiten dos marcas: AUDI y MERCEDES.
Todos los vehículos son prácticamente iguales, con lo que la pericia y la maestría al volante del piloto son importantísimos.

Hoy en día ya los coches ya no son tan “turismo” como eran cuando nació esta modalidad allá por los años 80 (concretamente en el 84). Entonces eran coches de calle potenciados. Hoy en día sólo tienen la apariencia de un coche de calle. Ni motor, ni aerodinámica, por no hablar de electrónica o de carrocería (toda de fibra), tienen algo que ver con el Audi A4 o el Mercedes C que cualquiera (que tenga pasta) podría comprar en el concesionario.
Esto hace que estos vehículos sean unos bólidos con estética de coche de calle “tuneao” que enamoran.







En cuanto a la carrera, pues, ganó el que entró primero, quedó segundo el que llegó a continuación del primero y así en orden hasta el que entró último. Sólo a modo de curiosidad cuelgo la tabla clasificatoria, que entiendo, que al igual que a mí a quien no siga fervientemente el campeonato, le dirá más bien poco.




La ubicación que teníamos era de excepción. Frenada de final de recta, con lo que sobretodo en las primeras vueltas el ruido ensordecedor y el olor, hacían vibrar a cualquiera con un mínimo de gusto por las carreras.





Y por si os interesa sentir aunque no sea en primera fila del todo las sensaciones que se viven casi a pie de pista os cuelgo mis dos videos.

Este primero es de la salida y el que cuelgo a continuación es de las primeras vueltas, cuando aún rodaban muy juntos todos los coches:

video

video


Tras esta carrera comenzaba la segunda manga de la Copa Porsche alemana. También es muy atractivo ver como dan vueltas veintitantos coches a razón de 150.000€ cada uno. En este caso además el interés está en que son coches “casi” de calle. Tiene muchos elementos diferenciados, pero la base general en este caso si que es un Porsche de los que “cualquiera” (en este caso con mucha “pasta”) podría adquirir.





La verdad es que en esta carrera cambiamos un poco nuestra ubicación y vimos casi toda la carrera desde una “pelousse”, más que nada buscando algo de sombra y también para ir acercándonos a la salida del circuito, porque la pateada es considerable.



Al final, un domingo de disfrute, donde tan importante fue el evento como la compañía y las emociones compartidas. Y es que, son al final estos recuerdos, los que permanecen y nos hacen recordar los ratos vividos con un adorable recuerdo y poder después de un tiempo seguir sintiendo ese olor a gasolina quemada en nuestras fosas nasales y el retumbar de los cambios al reducir marcha en nuestro oídos.

No hay comentarios: