domingo, 6 de julio de 2008

El nombre

Si has leído hasta aquí verás que el nombre original de este blog iba a ser REMANSO VELADO y los motivos que me llevaron a olvidar ese nombre, que no el concepto.

Estaba en la fase de replanteo del nombre y no se me ocurría nada, cuando en mi último viaje por España, vi impreso en la caja de un camión de fruta el símbolo que preside mi blog.

Más abajo te contaré que significa este símbolo, pero para mi tiene un sentido muy especial. Es el símbolo de Almería y casi todos los camiones con fruta de los invernaderos de El Ejido lo suelen llevar.

Para mi es importante porque siempre lo veía en los viajes que hacía con mis padres cuando era pequeño. En aquella época no sabía que significaba, pero siempre recuerdo ver algún camión con él grabado, cuando despertaba al alba en mitad de estos viajes. El recordar la felicidad que sientes a esa edad cuando realizas un viaje, como se graba cada detalle y cada momento vivido en la mente, hace que este símbolo sea para mi muy especial.

Hace unos años en mi primer trabajo, descubrí qué era en realidad este símbolo y qué representa, y mi admiración fue todavía mayor.
Lo primero que sorprende es que un símbolo tan básico se haya convertido en el símbolo de toda una región.

Antes de seguir y como ya te estarás preguntando qué es este gracioso símbolo te pondré lo que cuenta sobre él la Wikipedia:

“El Indalo es una figura de origen ancestral que se encuentra en la Cueva de los Letreros, situada en la falda del Maimón, en el municipio de Vélez-Blanco (Almería, España). Se trata de una pintura rupestre del Neolítico tardío o Edad del Cobre. Representa a una figura humana con los brazos extendidos y un arco sobre sus manos, si bien su significado no ha sido aún esclarecido de forma definitiva existiendo también varias teorías que apuntan a cierta divinidad en el dibujo.




La Cueva de los Letreros y más concretamente el Indalo, fueron descubiertos hacia 1868 por el almeriense Antonio Góngora y Martínez. Dicha cueva, que da cobijo al Indalo, fue declarada Monumento Histórico Nacional en 1924 y posteriormente Patrimonio de la Humanidad.
Durante siglos, antes de la catalogación del Indalo por parte de los estudiosos, fue símbolo de buena suerte y considerado un tótem en el norte y levante de la provincia de Almería, especialmente en Mojácar, donde lo pintaban con almagre para proteger las casas de las tormentas y el mal de ojo. Se le llamaba el "muñequillo mojaquero".
Tan fuerte fue el simbolismo del Indalo para algunos artistas e intelectuales que pusieron a su grupo el nombre de movimiento indaliano. Los indalianos veían en su enseña un hombre ancestral sosteniendo un arco iris y simbolizando un pacto entre el hombre y los dioses para evitar futuros diluvios. El estudio del dibujo muestra que la figura no representa otra cosa que un arquero apuntando hacia el ave que vuela sobre él.
La palabra Indalo podría tener su origen en la lengua de los íberos: indal eccius, mensajero de los dioses sin embargo es más reconocido el origen del nombre en homenaje al patrón de la ciudad de Almería, San Indalecio.
El dibujo que da forma al Indalo se puede encontrar no sólo en muchos de los abrigos de la Comarca de los Vélez, sino que además, hay constancia de figuras muy similares fuera de la geografía española. Un famoso ejemplo es el dibujo situado en el Templo de Ramses II en Abydos




Como ves es un símbolo básico en la cultura Almeriense con grandes connotaciones mitológicas de la buena suerte.
Aunque sobretodo para mi, seguirá siendo esa figura que veía en los camiones cuando despertaba a mitad de viaje y que era mágico porque significaba que estábamos más cerca del destino donde me aguardaba lo desconocido.




Después de esta larga y mística introducción, con la que espero haber captado tu atención, te dejo con el primer tema de mi blog, escrito realmente hace unas semanas a la vuelta de mi último viaje en avión desde Bilbao a Valencia y que trataré de publicar mañana.

Espero verte mucho por aquí amigo lector.

3 comentarios:

RK2 dijo...

Interesante lo del dibujo. Creo recordar haberlo visto por alguna parte, pero nunca me imaginé que tuviera tanta historia a sus espaldas.

Para los que nunca hemos estado en Almería pero lo hemos visto alguna vez, este dibujo es esa clase de símbolo con lineas tan simples y humanas, que se queda grabado con gran facilidad en la memoria.

Iván dijo...

Gracias A.G.B por la explicación. Yo en mis viajes por el sureste ya he tenido tiempo de encontrarme con ese símbolo muchas veces. Y ya sabía que representaba a Almería, pero la explicación que tú aportas, deja las cosas en su sitio.

Javier Garcia dijo...

Hay que ver lo que cambian las cosas según el ojo con el que se miran...
Yo no recuerdo haber visto en mi vida ese símbolo, sin embargo recuerdo con toda claridad la emoción de despertar en pleno trayecto en coche, la increible sensación de ver amanecer en una carretera flanqueada de árboles y percibir el olor a sal del mar con la excitación de coronar una loma esperando ver el mar al otro lado...