jueves, 10 de julio de 2008

Gasolina, sudor y rueda quemada (1)

Inicio otra nueva sección que espero pueda llegar a convertirse en habitual de este blog.

Como veis por el nombre, la temática es bastante clara, y con ella quiero introduciros en una de mis pasiones de siempre; la velocidad con vehículos de motor.

Desde siempre me ha encantado darle al acelerador. Recuerdo la emoción que sentí las primeras veces que mi padre me dejó llevar el volante del coche por algún camino cuando era pequeño.
Mi sueño desde ese momento fue poder tener un kart y correr con él. Por supuesto los padres, esos grandes chafa sueños, lo hicieron imposible.
Cuando he ido creciendo, he seguido manteniendo esa pasión por los Karts, si bien no fue hasta este mismo año cuando pude subir a uno y dar unas vueltas en el pequeño circuito de Benicássim. Desde ese momento mi sueño ha cambiado a poder tener algún día un pequeño circuito en el que conducir al menos karts.
Obviamente es muy difícil poder llegar a tenerlo, porque el terreno es caro, el asfalto es caro,… y justamente el dinero no es lo que sobra hoy en día. Pero lo bueno de los sueños es que siempre están ahí y que casi siempre el conseguirlos no es lo más gratificante porque el sueño se acaba.

El caso es, que a primeros de Mayo conocí a un tipo que pudo hacer realidad su sueño, que casualidades de la vida era el mismo que el mío. Con las notables y obvias diferencias que debe de tener su cuenta bancaria con la mía.
Este hombre que me presentaron de lejos, se ha construido un circuito que muchas ciudades quisieran para si, pegado a la bodega de la que es propietario en Jumilla.
La pista principal tiene más de 2 Km de longitud y además, anexo, tiene un circuito de tierra en el que realizan competiciones off road. Ambos están interconectados para poder hacer conducción mixta en asfalto y tierra.
Aprovechando partes del circuito principal de asfalto tiene dos subcircuitos para karting.
Mi sueño superado 100 veces, vamos.

Aquí puedes ver el "peazo" circuito del que te hablo. La parte inferior derecha, de tierra, es el circuito off-road, que en la foto está aún inacabado.



Esta es la recta principal de uno de los circuitos de karting.







En este punto termino el día de hoy, pero este será justo el lugar en donde retomaré la historia en la próxima entrada de "Gasolina, sudor y rueda quemada", ya que como te puedes imaginar no fuimos a Jumilla a casi 3 horas en coche de Catellón, a ver qué bonito era el circuito.

Amigo lector, que tus sueños se cumplan, pero sólo si eso no implica que te quedes sin ellos.

6 comentarios:

Iván dijo...

Buenas...

Si ese circuito está en Jumilla, y hay posibilidad de dar unas vueltas, (a no ser que sea privado y no lo abra al público), es cuestión de organizar una excursión un fin de semana a quemar rueda... Jumilla está a media hora de Murcia, y ya sabes que en Murcia tenemos base.

Un abrazo.

Fredy_ven_a_20 dijo...

Es semi-privado.
Con algunos contactos lo alquilan, eso si, no es barato. Y en principio sólo para karts.

Inzert dijo...

Y ande están estan las Pit-babes?

Fredy_ven_a_20 dijo...

Sólo había una, que era la encargada del circuito.

En la próxima entrega dónde comentaré la carrera, colocaré la foto en que ella da la salida.

Ruben dijo...

Lo primero, decir que me he leido todas las entradas y comentarios anteriores, aunque no haya escrito nada. Y tambien he leido la entrada siguiente, la del Iphone.
En cuanto a los karts... es una pasada, yo he tenido la posibilidad de probarlos un par de veces en la feria del deporte de Madrid (aunque en un circuito muy pequeño) y me han encantado.
Por cierto, que aqui no lo he dicho todavia... que ya he acabado las oposiciones (al menos por este año) jejeje.
Como habras visto, he sido un niño bueno y no me he dedicado a dejar constancia de este hecho en todas las ultimas entradas.

Javier Garcia dijo...

Joe como te lo pasas.

Espero que el título de la sección no acabe siendo: gasolina, sudor y lesiones varias, que tú con cualquier cosa capaz de adquirir velocidad tienes más peligro...